domingo, 4 de marzo de 2012

Una tarde cualquiera...

...en un sector no apto "para cualquiera", estuvimos la tarde del sábado disfrutando de la soledad compartida los "alumnos" más aventajados de la escuela de escalada y su entrenador.

Quizá pudiese escribir varias páginas para describir con precisión todo lo que allí se vivió en unas pocas horas, pues las sensaciones que experimentamos y los sentimientos que nos recorrieron bien darían para eso y mucho más (intentaré resumir, por tanto).

O quizás las fotos que hicimos y el video-cutrez que grabamos de un intento a muerte fallido tampoco puedan reflejarlo (aunque al final del texto cuelgue un peque-montaje de todo esto...).

Y es que es difícil explicar con palabras las emociones que vivimos, distintas para cada uno, pese a estar en el mismo sitio, en el mismo momento, y en vías tajo-parejas en estilo y belleza...

Desde mi persona sólo puedo comentar la satisfacción que se siente cuando se está siendo consciente (pocas veces y durante breves instantes normalmente), de que se está viviendo un sueño. El ver como aquello que un día imaginaste se va haciendo realidad, gracias al trabajo, a cada entreno, y que se va plasmando en cada intento a cada vía... Y todo gracias a la motivación compartida y transmitida a chavales jóvenes que buscan a diario superarse, tanto en su vida y como en la práctica de este deporte que les sitúa en aquello que por unos instantes es su límite,..., aunque un rato (o pegues) después, se transforme en otra barrera superada y desde la que se puede pensar, "sentados" en ella (o colgados del arnés mientras se desciende de la vía) a qué "altura" colocar la siguiente a batir...

Espero y deseo que esta labor iniciada hace ya casi 3 años con la escuela de escalada de Peña Guara tenga mucha más continuidad en todos los que vienen por detrás... (sería fantástico ver estos sectores de dificultad que caracterizan nuestra tierra, llenos de jóvenes respetuosos con su entorno y motivados como están ahora Diego y Hector por superar sus límites...)

De las emociones de los pupilos..., poco puedo decir yo, ya que no siento en ellos; si bien podría imaginarme (en un esfuerzo mental) con unos cuantos años menos, más pelo en la cabeza y, sobre todo, con la ilusión y la fuerza de ver toda la vida y las oportunidades por delante, haciendo aquello que más me gusta y por lo que me esfuerzo cada día en ser mejor y, además, poder darme cuenta de que estoy "en el camino", el mejor posible, pues voy consiguiendo cada reto, cada objetivo, cada meta que me propongo,..., siempre en buena compañía y empujado por la sinergia positiva que se crea en mi entorno..., entonces ¿qué más podría pedir? Esto se está traduciendo, hoy por hoy, en una gran retroalimentación de automotivación, que sigue creciendo gracias al trabajo que cada uno está haciendo, y que permite progresar cada día para alcanzar nuevas metas, nuevos sueños.

Para acabar, y aunque es lo menos importante en todo esto (números, letras y signos...), hay que dar la enhorabuena a Diego por su primer 7b+, pero sobre todo, enhorabuena por intentar ese 7c+ y por sacar la mano con decisión a por la siguiente presa!!!!; y también a Hector, por tratar de escalar perfecto ese 8b y por su cambio de actitud. A seguir así los dos!

Este lunes, más y mejor! Y el domingo que viene salimos con toda la escuela (esta semana concretaremos sitio y horario).

video

También se puede ver con un poquito mejor de calidad en: http://www.youtube.com/watch?v=jotY0PWlSJw&list=HL1330930016&feature=mh_lolz

2 comentarios:

  1. Enhorabuena por el blog, transmites muy bien la emoción de la escalada. Yo acabo de empezar y estoy encantada, hace unos años tuve un accidente de tráfico que me dejó una cadera tocada,la escalada me ha devuelto las ganas de superarme, de buscar movimientos alternativos, de estirarme un poquito más y llegar cada día más lejos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elisa! Hago lo que puedo transmitiendo...jejeje. Mucho ánimo y a disfrutar cada día, cada vía y cada gesto!

      Eliminar